martes, 15 de diciembre de 2015

ASAMBLEA CONSTITUYENTE: ¿CHILE ESTÁ PREPARADO?

El llamado hacia una Asamblea Constituyente pretende teóricamente pasar de una “constitución golpista” a una consensuada y de carácter más democrático e inclusivo; el desafío actual que presenta esta iniciativa es el desconocimiento del ejercicio de soberanía, poder primigenio que poseen todas las personas, instancias de diálogo y compromiso, para que este proyecto social no caiga en cuatro paredes o se desvíe de su objetivo.
Por Constanza Cabrera De La Fuente
La asamblea constituyente no es el resultado de una guerra o inestabilidad, sino de la voluntad de la soberanía popular –poder político que posee un pueblo para manifestarse y tomar decisiones con independencia- que repudie o no se sienta representada de un actual mandato y por lo tanto que se organice para sustituir regímenes autoritarios o sistemas democráticos ineficaces.
Tampoco es un mecanismo nuevo. Remontándose desde la antigua Francia de 1789, pasando por Argentina, Ecuador, México, Nepal, Perú o Italia por ejemplo, instaura una mayor legitimidad al marco constitucional y deviene en general en una mayor estabilidad política y social; culturas totalmente distintas han aplicado el proceso constituyente, evidenciando su transversalidad. No es un tema reciente en Chile, aunque se desconoce masivamente.
Pero en términos concretos ¿de qué se trata una asamblea constituyente?